A 30 años del aterrizaje en la Plaza Roja de Moscú

El Cessna 172 utilizado por el joven alemán fue adquirido por un coleccionista japonés que en 2008 lo revendió al Museo Tecnológico Alemán, en donde se expone hasta el día de hoy.

Se cumplieron 30 años del aterrizaje realizado por el joven alemán Mathias Rust, quien tras despegar desde el aeropuerto de Helsinki, logró cruzar el espacio aéreo soviético y llegar en su Cessna 172B hasta el corazón de la Unión Soviética: la Plaza Roja de Moscú.

Más tarde se supo que su incursión en el espacio aéreo Soviético aquel 28 de Mayo de 1987, fue detectada y seguida por las fuerzas antiaéreas del país todo el tiempo. Varias divisiones de misiles lo habían tenido en la mira, pero la orden para derribarlo nunca llegó. Para su reconocimiento fueron dispuestos varios cazas MiG-21 y MiG-23.

Al aterrizar en la Plaza Roja, Mathias Rust, de tan solo 19 años de edad, fue rodeado por la multitud sorprendida y empezó a repartir autógrafos como si fuese una superestrella. El propio Mathias decía que había realizado el vuelo como un símbolo de paz entre los pueblos. Sin embargo, sus intenciones pacíficas no lo salvaron de la justicia.

A los 10 minutos de aterrizar ya había sido detenido por la policía. El joven fue condenado a 4 años de prisión por el cruce ilegal de la frontera soviética y violación del código aéreo de la URSS. Sin embargo, ya para el año siguiente fue indultado y regresó a Alemania.

El incidente dio lugar a cambios sustanciales en la cúpula militar del país. Fueron destituidos el mariscal y ministro de Defensa del momento, Serguéi Sokolov; el mariscal de la aviación Alexandr Koldunov y el mariscal y comandante de la Fuerza Aérea del país, Alexandr Efímov, así como cerca de 300 oficiales de diferentes rangos.

El destino del propio Rust tampoco dejó mucho que envidiar. Al regresar a casa fue privado de su licencia de piloto. Durante su servicio militar alternativo, en el que trabajó en un hospital, se lanzó con un cuchillo sobre una enfermera que lo había rechazado. Después de cumplir varios años de prisión por el incidente, se declaró adepto del hinduismo y hasta se casó con una mujer de la India. Se ganaba la vida jugando póker y ofreciendo clases de yoga. Fue juzgado varias veces por robo.

El emblemático Cessna 172-B utilizado por Mathias Rust en su viaje a Moscú, expuesto en el Museo Tecnológico Alemán, Berlín.

El Cessna 172B en la que realizó el vuelo tuvo mejor destino. Fue adquirido por un coleccionista japonés que en 2008 la revendió al Museo Tecnológico Alemán, en donde se expone hasta el día de hoy.

Comentarios

comentarios