“Lycoming Thunderbolt” – El corazón de los aviones del Red Bull Air Race

Cuando el Campeonato Mundial del Red Bull Air Race regresó en 2014 hubo algunos cambios importantes en las reglas. Podría decirse que el mayor cambio fue que todos los equipos de la “Master Class” tenían que usar un motor y una hélice estandarizados.

lycoming-thunderbolt-AEIO-540-EXP-Red-Bull-Air-Race-engine-by-joerg-mitter

El motor elegido fue el Lycoming Thunderbolt AEIO-540-EXP, seis cilindros, refrigerado por aire y 320Hp a 2950RPM. Este motor tiene una sólida historia en el mundo de la competición acrobática. Sin embargo, las versiones utilizadas en los aviones de carreras han sido adaptadas a las necesidades técnicas de la Red Bull Air Race y fueron construidos en el Centro de Tecnología Avanzada de Lycoming.

Hay dos razones lógicas por las que el comité de competición decidió estandarizar los motores. Por una parte, lo hicieron para que todos los equipos partieran de la misma base y si un equipo quiere obtener más ventaja deben trabajar en la aerodinámica de sus aviones. Y la segunda, fue que también es mucho más seguro. Un motor sin modificar es mucho más confiable, sobre todo cuando uno tiene que volar a más de 200Kts y a menos de 50mts de altura.

Martin Sonka a toda potencia durante la carrera de San Diego 2017
Martin Sonka a toda potencia durante la carrera de San Diego 2017. (Crédito imagen: Joerg Mitter/RB)

Aunque el motor no puede ser modificado, depende de los equipos y pilotos asegurarse de que está recibiendo la mezcla correcta de aire y combustible en el motor. Para poder obtener la máxima potencia del motor, la combustión tiene que ser perfecta. Para ello el motor necesita una proporción perfecta de aire y combustible: 14.7 partes de aire por una parte de combustible. Los pilotos tienen un control manual que ajusta la mezcla de combustible y es uno de los parámetros que deben ajustar antes de ingresar al circuito de carrera.

Motor Lycoming Thunderbolt AEIO-540-EXP en la fábrica de Williamsport, Pennsylvania Estados Unidos
Motor Lycoming Thunderbolt AEIO-540-EXP en la fábrica de Williamsport, Pennsylvania. (Crédito imagen: Balazs Gardi/RB)

Si hay mucho combustible, la mezcla será demasiado “Rica” y parte del combustible quedará en la cámara de combustión, lo que significa que el motor perderá potencia. Del mismo modo, si hay muy poco combustible en la mezcla, esta será “Pobre” y el motor no entregara suficiente potencia o podría detenerse. Algunos equipos han añadido un sensor “lambda” -exactamente igual que el que tienen los autos, para el control automático de mezcla de combustible- para asegurarse de que están recibiendo la mezcla correcta en sus motores.

lycoming-thunderbolt-AEIO-540-EXP-lambda-sensor-balazs-gardi
Detalle del sensor “Lambda” en el avión de Nicolas Ivanoff (Crédito imagen: Balazs Gardi)

“El sensor mide el CO2, similar a un sensor en un automóvil y hay una pantalla en la cabina que lee el número estereométrico, que mide la densidad de partículas”, explica el director técnico de la Red Bull Air Race, Jim “Jimbo” Reed. “Si tienes más combustible que aire, entonces tienes un número más bajo porque no hay tanto carbono producido. A medida que empieza a llegar a la mezcla correcta, aparece un número que te dice que estás haciendo lo correcto”.

lycoming-thunderbolt-AEIO-540-EXP-mathias-dolderer-Red-Bull-Air-Race-engine-by-predrag-vuckovic
El Lycoming Thunderbolt AEIO-540-EXP del avión de Matthias Dolderer al descubierto (Crédito imagen: Predrag Vuckovic/RB)

El sensor lambda, que se coloca en el escape para recoger las lecturas, funciona en todas las condiciones, sin importar la altitud o temperatura. “Las condiciones no hacen la diferencia con la relación de 14/1, por lo que siempre da la misma lectura, pero si está en una mayor altitud, el motor va a tomar menos aire por lo que necesita menos combustible para mantener el mismo ratio”, continúa Reed.

Para obtener más información sobre el motor de Lycoming y por qué es el motor perfecto para el Campeonato del Mundo de la Red Bull Air Race puedes ver este video:

Comentarios

comentarios