Argentina expande su espacio aéreo civil

A partir del acuerdo firmado entre la Administración Nacional de Aviación Civil y la Fuerza Aérea Argentina ya no habrá zonas restringidas para la aviación civil.

El uso del espacio aéreo para fines militares y de seguridad en Argentina quedará circunscripto a misiones concretas, permitiendo a los vuelos civiles de pasajeros y carga optimizar rutas ahorrando kilómetros y combustible.

argentina espacio aéreo civil anac faa Dietrich Irigoin Amrein firma convenio 2017 hangarx

La firma del acuerdo se llevó a cabo en el Edificio Central ANAC con la participación del Ministerio de Transporte de la Nación, del Ministerio de Defensa de la Nación y del Ministerio de Seguridad de la Nación, en calidad de veedores, y de la Empresa Argentina de Navegación Aérea S.E (EANA) y de la Dirección Nacional de Control de Tránsito Aéreo, en calidad de Proveedores de Servicios de Navegación Aérea.

En el mundo actual hay dos tipos de usuarios del espacio aéreo: usuarios civiles y usuarios militares. El sector de la aviación civil incluye aeronaves privadas, comerciales y estatales que transportan principalmente pasajeros y carga tanto en vuelos nacionales como internacional; la aviación militar comprende aeronaves oficiales para transporte, entrenamiento, seguridad y defensa.

Dado que estos dos sectores no pueden operar simultáneamente en el mismo bloque de espacio aéreo, los Estados se ven en la necesidad de administrarlo y segregarlo de forma tal que se puedan satisfacer los requisitos de ambos tipos de aviación, atendiendo las necesidades del tránsito y de la seguridad nacional.

Hasta hoy, en nuestro país, existían distintas restricciones de carácter militar al uso del espacio aéreo, las que limitaban la circulación aeronaves comerciales, privadas, sanitarias, aeroaplicadores, de escuelas de vuelo, etc. Estas restricciones generaban desvíos en las rutas, y generaban en definitiva más horas de vuelos y la implementación de mayores recursos.

Dado que el tránsito aéreo civil y militar han cambiado, contando que el tránsito civil está en constante crecimiento – en lo que va del año ya volaron dentro del país un 16% más de pasajeros que mismo periodo del años pasado y un 22% más que 2015 –, la firma de este Acuerdo representa un beneficio considerable. La utilización flexible del espacio aéreo (FUA por sus siglas en inglés) permite expandir la superficie operable de la aviación civil, pudiendo rediseñar y optimizar algunas rutas para hacerlas más directas, más eficientes y operacionalmente más modernas, tal como ser el nivel crucero y las velocidades óptimas que reducen el impacto de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) de las aeronaves en el camino hacia una aviación sustentable.

Este tipo de cooperación cívico militar en la administración del espacio aéreo es una recomendación de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), autoridad en la materia a nivel mundial, que pocos países han podido implementar; en la región solo Perú y Brasil, países líderes en aviación sustentable lo han logrado.

 

Comentarios

comentarios