NASA advierte sobre el peligro de la radiación espacial en vuelos a gran altura

La radiación cósmica, cuyo nivel crece a medida que se asciende durante los vuelos, puede romper el ADN y provocar la liberación de radicales -lo que altera las funciones celulares-, según la investigación de la NASA.

Científicos de la agencia espacial estadounidense NASA han publicado los resultados de un nuevo estudio sobre los efectos que la radiación cósmica pueden tener en la atmósfera, los cuales nos afecta durante los vuelos.

Preparativos para el lanzamiento de la zonda del proyecto RaD-Xen Fort Sumner, New Mexico. Crédito imágen: NASA/Christopher Mertens

En base de los resultados obtenidos, los investigadores concluyen que las tripulaciones de los aviones que vuelan a gran altura, así como los pasajeros de estos vuelos, están sometidos a cierto nivel de peligro a causa de esta radiación, tanto como los cosmonautas.

METEOROLOGÍA: Las tormentas severas más rápidas del mundo

El estudio comenzó en septiembre de 2015 con el experimento denominado «NASA’s Radiation Dosimetry Experiment o RaD-X», en el transcurso del cual se utilizó un globo de helio para enviar instrumentos a la estratosfera y medir los niveles de la radiación cósmica que emiten el Sol y el espacio interestelar.

La zonda con los sensores del proyecto RaD-X ascendiendo a la estratosfera con los instrumentos de medición. Crédito imágen: NASA

Con la ayuda de cuatro dosímetros a siete alturas diferentes. Los científicos compararon luego los datos y constataron el aumento constante de las tasa de radiación a medida que aumentaba la altura.

Perfil de vuelo del proyecto RaD-X – Crédito imágen: NASA

Los resultados, que han sido publicados en la revista «Space Weather Journal», ponen de manifiesto que si bien los seres humanos están protegidos de esta radiación con los pies en la tierra, en las zonas altas de la estratosfera las partículas llamadas rayos cósmicos afectan a los objetos que se encuentran a estas alturas. En concreto, la radiación cósmica puede romper el ADN y provocar la liberación de radicales, alterando las funciones celulares.

Los indices de radiación, observadas en este modelo NAIRAS, aumentan con la altitud y la latitud y pueden variar de hora a hora. Los colores más cálidos indican mayores cantidades de radiación. Crédito imágen: NASA / NAIRAS

La NASA asegura que este estudio ayudará a la industria de la aviación a mejorar los modelos meteorológicos espaciales y a crear sistemas de control de la radiación cósmica en tiempo real para poder proteger a los seres humanos de la exposición a la radiación en el futuro.

Las predicciones de los niveles de radiación ayudarán también a la industria del transporte aéreo a saber dónde y cuando estos niveles son especialmente peligrosos y a cambiar la ruta en función de ello, destaca la agencia.

Así mismo, los fabricantes de aeronaves, deberían utilizar esta información, para la investigación y desarrollo de materiales de aislamiento que brinden protección a los pasajeros y tripulantes.