El impacto de la huelga de los tripulantes de LATAM Chile tras caida del Pre-Acuerdo

Con ocho días de paralización, LATAM Chile mantiene una operación aproximada al 50% por día en los vuelos dentro de Chile y en algunos destinos selectos de Sudamérica.

En la madrugada del martes 17 de abril, un pre-acuerdo que se alcanzaba entre LATAM y el Sindicato de Tripulantes de LAN Express (STLE) pareciera poner término conflicto y anticipar una pronta reunión de la normalidad de las operaciones. Pese a que esa instancia fue visada por el director del Trabajo, Mauricio Peñaloza, en calidad de ministro de Fe y una mediadora responsable, el acuerdo se cae a último minuto de la tarde del mismo día. La razón el rechazo unilateral de SCTLE a las condiciones pre-acordadas.
HANGAR X - Ultimas noticias LATAM
Por Ricardo J. Delpiano – DESDE SCL

“Estamos muy sorprendidos con lo ocurrido”, expresa Claudia Sender, vicepresidente de Clientes de LATAM, al comentar que se había alcanzado un acuerdo con el sindicato. El entendimiento, estipulado en un acta de las 15:00 horas del martes 17 y visado por la Dirección del Trabajo como garante de la negociación, establece entre otras cosas, la extensión de los beneficios a trabajadores sindicalizados y no sindicalizados, sin exclusión de ningún tipo.

“Ambas partes tenían en ese momento la facultad de cerrar todos los términos del acuerdo colectivo, incluyendo la extensión la extensión de los beneficios a los empleados no sindicalizados. En esa acta consta que el sindicato había aceptado con la extensión de esos beneficios a dichos trabajadores”, comenta Sender. “En el día de hoy, el sindicato nos sorprendió llevando a votación en una asamblea con fines informativos a la cual participaron menos de la mitad de los 850 tripulantes sindicalizados”.

Para STLE, el punto de quiebre habría sido que LATAM habría llevado otras propuestas no consideradas en la mesa de negociación, además de existir puntos en diferencia como un día más de descanso. Según la organización gremial que agrupa a los tripulantes de la filial doméstica chilena, la propuesta fue votada en contra por la asamblea y que la compañía decidió adelantarse a los hechos.

“Confiando en la palabra del sindicato, nosotros salimos a informar a los pasajeros y al público, que se había llegado a un acuerdo”, aclara Sender, quien no duda de manifestar su extrañeza por el no cumplimiento de lo acordado en la mesa de negociación constatada en un acta. “Las acciones del sindicato nos parecen totalmente irresponsables con el país, con nuestros clientes y con nuestros trabajadores, varios de los cuales quieren volver al trabajo lo más pronto posible”, sentencia.

Como consecuencia, las negociaciones vuelven al punto cero lo que genera incertidumbre para los próximos días, no por la programación de los vuelos que se mantienen según lo informado por la compañía, sino por el impacto que la medida de fuerza podría tener en el sector y en especial, en los pasajeros. Por el momento, no hay nuevas reuniones de negociación en la agenda.

LATAM considera injusto que los beneficios acordados sean sólo para una parte de sus trabajadores (los sindicalizados) y no para todos. “Estamos dispuestos a construir puentes con nuestros empleados no al contrario”.

Con ocho días de paralización, LATAM mantiene una operación aproximada al 50% por día en los vuelos dentro de Chile y en algunos destinos selectos de Sudamérica. Dicho esquema se mantendrá al menos hasta el 21 de abril, por lo que insta a los pasajeros a mantener el régimen de viajes y las reprogramaciones realizadas por el plan de contingencia estipulado. Asimismo, la línea aérea afirma que los vuelos publicados, comercializados e informados hasta ese día, se operan ya que son realizados con los trabajadores no sindicalizados que siguen en sus funciones.

El impacto operacional para LATAM es de un total de 1.134 vuelos reprogramados y alrededor de 197 mil pasajeros afectados. Pese al significativo número, la compañía rescata su capacidad de adelantarse a los hechos, consiguiendo desde los primeros días proteger al menos el 85% de los viajes. Por esa acción preventiva, no se han registraron aglomeraciones ni largas esperas en los terminales aéreos de Chile, ya que todos los casos se trasladaron al plano virtual de manera anticipada.

No obstante, la reducción de la oferta aérea en un 50% por día en la principal línea aérea de Chile, por participación de mercado, si ha generado consecuencias en sus competidores por el alza de los precios en algunas rutas. Por ser la segunda en el mercado y con mayor capacidad, SKY recibe el mayor impacto de esta distorsión del mercado, lo que la ha obligado a mantener una intervención en los precios de sus pasajes. Desde la LCC aseguran que con la extensión de la huelga, la medida que tiene un carácter de excepcional continúa. JetSMART, por su parte, no ha registrado inconvenientes significativos durante los días del conflicto.

Las que indirectamente se vieron beneficiadas fueron aquellas firmas que prestan servicios chárter en el país como es el caso de Aerovías DAP (Mineral Airways) y ONE Airlines, que realizaron algunos vuelos al norte del país para movilizar trabajadores. Desde DAP confirman esas operaciones por ese contexto desde las ciudades de Iquique y Calama.

Con las negociaciones en punto muerto no existe claridad respecto a una pronta normalización de los servicios aéreos en Chile. Durante el miércoles y tras una nueva visualización del escenario, LATAM podría informar de medidas adicionales para los próximos días, incluyendo los posteriores al día 21 de abril.

Comentarios

comentarios