La aeroaplicación como herramienta fundamental para controlar el Dengue

El avión es una herramienta primordial para el control de vectores, es un complemento útil y eficiente para el control del Aedes Aegypti, mosquito transmisor del Dengue

Considerando que la temporada de primavera verano pasada fue récord en casos de Dengue, y que se ingresa a una nueva temporada de proliferación del vector y de la enfermedad, desde la Federación Argentina de Cámaras Agroaéreas (FeArCa) advierten que la aplicación aérea es la alternativa complementaria más rápida y de mayor alcance para el control del mosquito.

HANGAR X - 27º Congreso Mercosur y Latinoamericano de Aviación Agrícola

La temporada 2019/2020 fue la de mayor magnitud que se haya registrado hasta el momento con 58.889 casos de Dengue en la Argentina. La enfermedad ya no es sólo un problema del norte del país ya que se expandió en toda la Región Centro, en donde se incluyen las provincias de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe.

AEROPUERTOS: Avanzan las obras en Aeroparque, pero volverá a operar en 2021

Desde FeArCa advierten que el mosquito transmisor ya está en gran parte del territorio argentino y se pueden encontrar criaderos activos en muchos lugares, durante varios meses del año.

Y advierten que, si bien la aplicación aérea es el único método que puede reducir rápidamente la propagación del Dengue en un área grande, es importante el monitoreo y un estricto control vía terrestre.

La aeroaplicación como herramienta fundamental para controlar el Dengue – Caso de éxito

En la ciudad de Venado Tuerto, provincia de Santa Fe, comenzaron a realizar aplicaciones aéreas en el año 2005. «Del área de bromatología, control de plagas y asuntos rurales de la municipalidad se contactaron con nosotros y realizamos la primera aplicación aérea», contó el piloto aeroaplicador y socio de FeArCa, Sandro Peisino.

«Se informó a la comunidad, a través de una conferencia de prensa y a los medios, qué productos se iban a usar que estaban aprobado por la Organización Mundial de la Salud y que las aplicaciones aéreas estaban contempladas, fue exitoso y lo empezamos a hacer todos los años».

«La respuesta de la gente al principio fue de sorpresa porque veían un avión volando en pleno centro de Venado, al principio se preguntaban qué pasaba a pesar de que se informaba por los medios locales», contó Peisino y añadió: «después lo pedían porque veían el efecto y se notaba enseguida».

Es importante destacar que la empresa de Sandro Peisino realizó durante trece años consecutivos las aplicaciones aéreas de manera gratuita. El socio de FeArCa aseguró que «fue una forma de devolverle a la comunidad, de demostrarle a la gente que el avión es una herramienta que sirve para el campo y también para controlar las plagas en la ciudad».

Este año la municipalidad de Venado Tuerto convocó a las tres empresas aeroaplicadoras que hay y, aunque aún faltan ultimar detalles para comenzar, se los contratará. Por otro lado, desde las autoridades tienen un proyecto de trabajo más integral ya que están pensando en utilizar larvicidas; además del control de monitoreo de adulto.

Por su parte, el piloto aeroaplicador venadense Raúl Vanucci, sostuvo que «el avión es una herramienta complementaria para estos trabajos porque, si bien actúa sobre los volátiles, la aplicación es rápida y puede cubrir zonas muy amplias».

AVIACIÓN COMERCIAL: Aerolíneas Argentinas anunció sus vuelos de cabotaje para octubre

En ese sentido, Vanucci resaltó que «las demás medidas que se deben tomar son monitoreos, control por tierra sobre zonas donde se reproduce el mosquito y tomar conciencia de mantener cada uno el lugar limpio».

Además, contó que «este año realizarán también trabajos de aplicación contra el mosquito en Sancti Spiritu, una localidad cercana». Fueron contactados directamente por el Intendente ya que su preocupación es que el pueblo tiene la particularidad de tener una laguna al lado, lo que hace que sea un foco de reproducción del mosquito.

Finalmente, Raúl Vanucci expresó: «creo que esto va más allá de cada municipio, tendría que hacerse un trabajo en conjunto con la nación, provincia y municipio porque el mosquito transmite muchas enfermedades y el control tendría que ser un poco más amplio» y destacó, «hoy están ocupados con el Covid-19 y están dejando de lado el Dengue, el virus del Zika y otras más».

«El avión es sumamente importante en muchos aspectos pero en los que más se destaca es por el tipo de pulverización que realiza (tamaño de gotas) ya que puede cubrir superficies que son imposibles de llegar por vía terrestre ya sea por plantaciones o superficies de agua», comentó el aeroaplicador venadense, Ariel Burgues

Y destacó que «el aspecto principal es que un avión puede aplicar una superficie en menor tiempo, porque los horarios para hacer la aplicación son muy acotados, suelen ser a primera o última hora del día».

Desde la Federación Argentina de Cámaras Agroaéreas (FeArCa) destacaron que, actualmente en Venado Tuerto se están aplicando cerca de 4.000 hectáreas en la última hora de luz del día, lo que con equipos terrestres sería imposible.

A partir de la iniciativa y la buena recepción de los habitantes de la ciudad santafesina, varios pueblos de la zona como Maggiolo, San Eduardo y San Francisco, comenzaron a contactarlos a través de sus presidentes comunales y hoy realizan aplicaciones aéreas en esas localidades.

Se puede decir que es un lugar en donde la gente tomó conciencia de la importancia del avión como herramienta fundamental para el control del Dengue.

Control de Mosquitos: Protocolo para Aplicaciones Aéreas

El equipo técnico de FeArCa, junto al Grupo APC, realizó un protocolo del control de mosquitos para aplicaciones aéreas en zonas urbanas y periurbanas en marzo de este año.

El mismo tiene como objetivo proteger la salud de las personas, cuidado y respeto del medio ambiente, disminuir la población de mosquitos Aedes Aegypti y controlar las larvas.

Es importante señalar que la pulverización aérea se utiliza como parte de un programa integrado de control de mosquitos para reducir rápidamente la cantidad de los mismos que son los responsables de infectar a las personas con virus como el zika, el dengue o la chikungunya.